El nuevo Dodge Charger SRT Hellcat WideBody, más agresivo que nunca.

El nuevo Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020

Desde siempre hemos sido unos fanáticos de la marca Dodge, y los modelos que nunca nos han decepcionado han sido el Challenger y el Charger.

La primera semana de agosto  organizamos el primer evento Drag Star Show, en el aeropuerto de La Seu d’Urgell, y tuvimos el placer de experimentar de primera mano todas las sensaciones que ofrece el Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody.

Ahora Dodge nos presenta los nuevos modelos Dodge Charger 2020.

Aunque sigue con la misma línea desde 2015, ahora Dodge nos presenta sus variantes más agresivas: el Charger SRT Hellcat Widebody y el SRT Scat Pack Widebody.

Bajo el capó mantiene el motor V8 de 6.2L HEMI Hellcat con Supercharger , ofreciendo nada más y nada menos que 707 HP de potencia y un par motor de 650 lb-ft.  Cuenta con una caja automática de ocho velocidades TorqueFlite y es tracción trasera.

El kit de carrocería widebody le añade un total de 8.89 centímetros extra de anchura, y ahora impone mucho más pase por donde pase. Además su parrilla frontal estrena un nuevo diseño con unas tomas de aire más grandes. La parte trasera también recibe cambios con una nueva defensa, un difusor más grande y un alerón que ayuda a la aerodinámica del coche.

Equipa nuevas llantas de 20” con neumáticos Pirelli 305/35ZR20. Además cuenta con una suspensión adaptativa Bilstein con tres modos de amortiguación, frenos Brembo de seis pistones, nueva dirección electro asistida y barras estabilizadoras renovadas.

El nuevo Charger SRT Hellcat es ahora más Racing que nunca. Estrena el nuevo sistema Line Lock que permite quemar rueda para así calentar los neumáticos traseros.

También incorpora el Race Cooldown, un sistema que después de apagar el motor mantendrá encendido el intercooler y el ventilador del radiador para enfriar el motor y evitar daños después de una conducción deportiva.

Está previsto que la entrega de los primeros 2020 Charger SRT Hellcat Widebody sea a principios de 2020, para aquellos que hayan hecho la reserva con meses de antelación.

Además, el nuevo Dodge Charger estará disponible en una gran varidad de colores con infinitas combinaciones.

En V8 Classic Trucks somos distribuidores oficiales de Dodge. Si te has quedado con alguna pregunta, ¡no dudes en consultarnos!

¿Qué te parece el nuevo modelo de Dodge Charger? ¿Deberían seguir con la misma línea, o tal vez deberían renovar la estética de el modelo? ¡Explícanos tus impresiones comentando abajo!


¡Chevy desvela el vehículo eléctrico Camaro Drag Racer!

¡Chevy desvela el vehículo eléctrico Camaro Drag Racer!

Chevrolet está dispuesto a demostrar que los coches que fabrica, como por ejemplo el Camaro, tienen un futuro brillante en el mundo del coche eléctrico.
Al menos en lo que respecta al dragstrip, o más bien conocido como dragrace, las famosas carreras de aceleración de 1/4 de milla.

El pasado lunes el Chevrolet dio a conocer el concepto del Camaro eCOPO, la versión eléctrica del famoso Camaro COPO, antes del debut formal del pasado martes en el SEMA Show de Las Vegas.

Éste concept es completamente eléctrico y está impulsado por un motor eléctrico que brinda más de 700 caballos de fuerza y ​​600 lb / ft de torque.

El eCopo además, nos ofrece una vista previa de las nuevas tecnologías que podrían llegar a usar los automóviles Chevrolet en un futuro no muy lejano.

El eCOPO ha sido desarrollado por el pionero equipo de carreras de dragrace eléctricos «Hancock y Lane Racing», que ayudó a construir un Pontiac Firebird de cuarta generación eléctrico conocido como «Shock and Awe», el cual logró un tiempo de 8.0 segundos en la distancia de 1/4 de milla.

El Camaro eCOPO también representa la primera aplicación de una nueva batería eléctrica de 800 voltios, un sistema desarrollado por General Motors.
Con 800 voltios se logran unos tiempos de carga mucho más rápidos, lo cual es muy importante ya que entre una carrera y otra, no suele haber mucho tiempo.

Las pruebas continúan, pero Chevy confía en que el coche pueda correr un cuarto de milla en el tiempo de 9.0 segundos, es decir, conseguir un 0-100 km/h en menos de 2 segundos.

Para que os hagáis una idea:

El Dodge Challenger SRT tarda unos 3,4 segundos y cubre el cuarto de milla en 10,8 segundos.

Tesla, la marca americana pionera en vehículos eléctricos con el Model S P100D acelera hasta los 100km/h en menos de 2,6 segundos y cubre el cuarto de milla en 10,76 segundos.
Y el super-deportivo Porsche 918 Spyder recorre el cuarto de milla en 9,7 segundos.
¿Cifras alucinantes, verdad?

¿Y a tí, que te parece que en los circuitos cada vez sean más presentes los motores eléctricos?


¡El Mustang más caro de la historia! Shelby GT500 Super Snake del 1967

¡El Mustang más caro de la historia!

Se trata del 1967 Shelby Super Snake. Estuvo bajo el martillo en la subasta anual de Mecum en Kissimmee, Florida, el domingo y se vendió por $ 2.2 millones, lo que lo convierte en el Mustang más caro del mundo.

Eso en sí mismo es impresionante, pero lo más curioso es que el automóvil se vendió por última vez en 2013 por $ 1.3 millones, lo que significa que su valor ha estado aumentado $ 200,000 por año desde entonces.

¿Nada mal, verdad?

 

Naturalmente, este Mustang es muy especial. De hecho, es único. Si aún no lo sabes, es el Ford Shelby GT500 Super Snake 1967 que Carroll Shelby construyó originalmente como un demostrador para Goodyear y sus neumáticos Thunderbolt.

Según la historia, el fundador y homónimo de Shelby, Carroll Shelby, y el concesionario Don McCain vieron un mercado potencial para los autos con un rendimiento aún mayor que el Shelby GT500 existente. Como Shelby había estado a cargo de los esfuerzos de Ford en las carreras de GT40, McCain convenció a Shelby de que metiera el motor de carreras de 427 pulgadas cúbicas de un GT40 al Mustang GT500 reservado para la prueba de neumáticos.

El ingeniero de Shelby, Fred Goodell, estuvo feliz de cumplir y equipó el auto con el mismo motor utilizado para ganar las 24 Horas de Le Mans de 1966 en el GT40 Mk II. El resultado final fue un Mustang con unos 520 caballos de fuerza y ​​una velocidad máxima de 170 mph. McCain más tarde se le ocurrió el apodo de Super Snake.

La prueba de los neumáticos Goodyear fue un éxito, a pesar del hecho de que los neumáticos Thunderbolt con franja blanca fueron los más estrechos instalados en un Shelby GT500.

El público estaba menos que emocionado con el costo de la Super Snake GT500, que a $ 8,000, costó más que una Cobra 427. Al final, solo se construyó el auto de prueba, lo que lo convierte en uno de los más deseables para cualquier coleccionista de Mustang.

¿Te has preguntado qué valía en esa época esta belleza?

Esta es la factura original del Shelby Super Snake del 1967.