¡El Mustang más caro de la historia!

Se trata del 1967 Shelby Super Snake. Estuvo bajo el martillo en la subasta anual de Mecum en Kissimmee, Florida, el domingo y se vendió por $ 2.2 millones, lo que lo convierte en el Mustang más caro del mundo.

Eso en sí mismo es impresionante, pero lo más curioso es que el automóvil se vendió por última vez en 2013 por $ 1.3 millones, lo que significa que su valor ha estado aumentado $ 200,000 por año desde entonces.

¿Nada mal, verdad?

 

Naturalmente, este Mustang es muy especial. De hecho, es único. Si aún no lo sabes, es el Ford Shelby GT500 Super Snake 1967 que Carroll Shelby construyó originalmente como un demostrador para Goodyear y sus neumáticos Thunderbolt.

Según la historia, el fundador y homónimo de Shelby, Carroll Shelby, y el concesionario Don McCain vieron un mercado potencial para los autos con un rendimiento aún mayor que el Shelby GT500 existente. Como Shelby había estado a cargo de los esfuerzos de Ford en las carreras de GT40, McCain convenció a Shelby de que metiera el motor de carreras de 427 pulgadas cúbicas de un GT40 al Mustang GT500 reservado para la prueba de neumáticos.

El ingeniero de Shelby, Fred Goodell, estuvo feliz de cumplir y equipó el auto con el mismo motor utilizado para ganar las 24 Horas de Le Mans de 1966 en el GT40 Mk II. El resultado final fue un Mustang con unos 520 caballos de fuerza y ​​una velocidad máxima de 170 mph. McCain más tarde se le ocurrió el apodo de Super Snake.

La prueba de los neumáticos Goodyear fue un éxito, a pesar del hecho de que los neumáticos Thunderbolt con franja blanca fueron los más estrechos instalados en un Shelby GT500.

El público estaba menos que emocionado con el costo de la Super Snake GT500, que a $ 8,000, costó más que una Cobra 427. Al final, solo se construyó el auto de prueba, lo que lo convierte en uno de los más deseables para cualquier coleccionista de Mustang.

¿Te has preguntado qué valía en esa época esta belleza?

Esta es la factura original del Shelby Super Snake del 1967.