Primeras impresiones: Dodge Charger Scat Pack Widebody 2020

Como bien ya sabes Dodge va a sacar una versión renovada del Charger.

En V8 Classic Trucks aún no hemos podido probar el nuevo modelo 2020, pero de la mano de Motor Trend os compartimos las primeras impresiones de una de las mejores versiones del nuevo Dodge Charger: el Scat Pack Widebody 2020.

No hay que olvidar que estamos hablando de los sedán más deportivos del mercado diseñado para combatir superdeportivos.

Si, para 2020 todos los Dodge Charger Hellcat serán Widebodies. Equiparán neumáticos de 305 de ancho cubiertos por enormes pasos de rueda de 89mm. Dodge nos explica que tanto la anchura de neumático como las suspensiones mejoradas lograrán un 0,96 G laterales en la plataforma de deslizamiento.

¿En que se traduce esto?

Dodge lo ha diseñado para entrar en circuito. Y si, sus mejoras han dado mejores resultados de sus prestaciones en pista. Ha logrado reducir 2.1 segundos el tiempo por vuelta en el circuito de Gingerman Raceway de 2.1 millas, en Michigan.

La versión Scat Pack Widebody obtendrá las mismas actualizaciones pero con algunos ajustes distintos, que logran reducir en 1,3 segundos los tiempos en la pista de Gingerman, en comparación al Scat Pack estándar.

Comparando el Hellcat con el Scat Pack, el segundo ofrece todas esas pequeñas mejoras que se agradecen en el circuito. Incluso teniendo grandes neumáticos el Hellcat, nada más y nada menos que 275 de anchura, sigue siendo propenso a perder tracción en zonas complejas como curvas muy cerradas cogidas a alta velocidad.

La anchura de los neumáticos del Scat Pack ofrecen una mayor seguridad para evitar sobre virajes, lo que permite apurar más en tramos difíciles.

¿Una mejora respecto al Hellcat? La tracción

El nuevo Charger también gana en estabilidad, y eso permite poder acelerar más sin temor a que el coche se incline hacia un lado. Incorpora unas nuevas barras estabilizadoras 2 mm más gruesas en el eje delantero y 3 mm más gruesas en el eje trasero. Eso genera mucha más confianza al conductor,  y en la pista permite una conducción más agresiva reduciendo segundos en los tiempos de vuelta.

También destacamos las nuevas suspensiones adaptativas Bilstein, un 34% más rígida, con tres modos de dureza seleccionables. El sistema de frenado equipa discos de 390 mm y pinzas de seis pistones en el eje delantero, de la mano como no de Brembo.

El motor de la versión más potente, el Charger SRT Hellcat Widebody, un enorme bloque motor con supercargador. Se trata de un V8 de 6.2L con 717 CV y 881 NM de par motor, logrando un 0-60 mph en 3,6 segundos y una velocidad máxima de 315 Km/h.

Cuenta con diferentes tecnologías inspiradas en las carreras.
Incluye un sistema de launch control que usa sensores de velocidad en cada rueda, y le permite modificar el par del motor en milisegundos para recuperar el agarre completo.

También incorpora un sistema para bloquear el eje trasero para calentar los neumáticos quemando rueda, y finalmente otra función muy útil llamada Race Cooldown, que ayuda a refrigerar la mecánica después de una conducción deportiva, incluso con el motor apagado.

En V8 Classic Trucks estamos enamorados de la marca. Y es por eso que nos hemos convertido en distribuidores oficiales de Dodge. Además, contamos con distintos coches de la marca tanto nuevos como de ocasión en stock. Puedes echar un vistazo haciendo clic aquí.